LOS CANDIDATOS

Prometen lo que jamás cumplirán; el robo y la corrupción al Estado, es lo que tienen en mente, no les importa el pueblo ni sus problemas.

 Los profesionales del derecho, politólogos, filósofos, médicos, odontólogos, contadores públicos, ingenieros, militares y demás profesionales, que han sido electos como presidentes, diputados, alcaldes o nombrados ministros, directores y cargos similares, la mayoría han demostrado que, no tienen idea en asuntos de Estado ni de gobierno, pero tienen maestría en corrupción y cleptomanía. Para sustituir a los corruptos y ladrones, usted se debe preparar  como La Nueva Generación de Ciudadanos Políticos, diplomados como: 

Estadista con Integridad Política.

Candidatos a presidente

Los candidatos presidenciales, en su mayoría, no tienen idea de cómo se puede hacer un plan de gobierno, porque no tienen una visión de los problemas del país, no tienen una visión de Estado y desconocen el presupuesto de la nación, por lo tanto, no pueden hacer un plan de gobierno sustentable y realizable.

Los presidenciables que han constituido un plan de gobierno, tienen algunas características, a continuación las exponemos:

Caso 1- Plan de gobierno ambicioso

Plantea grandes obras, beneficios para el pueblo, agua para todos, terminar con la violencia y la corrupción, mejorar la educación, obras de infraestructura, combatir el narcotráfico, modernizar el área rural. Si queda de presidente, no cumple ni el 20%, pero tiene labia para mantener engañado al pueblo. 

Caso 2- Plan de gobierno filosófico

Plantea los problemas elocuentemente, habla de soluciones fenomenales, hace planteamientos teóricamente espectaculares, es un plan de gobierno impresionante, pero irrealizable. Se convierte en títere del sistema o de sus inversionistas

Caso 3- Sin Plan de gobierno

Este líder tiene un discurso político incendiario, en cada discurso se plantean problemas y se proponen soluciones dramáticas; los discursos son fenomenales, es el candidato idóneo porque su discurso exalta a las masas. Si es electo presidente, será una decepción más. Por lo regular, son los grupos de izquierda o comunistas, quienes mantienen al pueblo engañado con su discurso revolucionario. 

En cualquiera de los casos anteriores, puede surgir el líder comunista, el capitalista, el inepto y el depravado; pero, su característica común es, que el pueblo les importa un comino, prevalecerá la corrupción y el robo, se creerán los dueños del país con derecho a regalar sus riquezas y mantener pobre y embrutecido al pueblo. SACAR AL PUEBLO DE LA IGNORANCIA ES PERDER PODER.

Candidatos a diputado

La mayoría de candidatos a diputado, no tienen la menor idea del trabajo legislativo que tienen que desarrollar en el Congreso, pero en campaña ofrecen resolver los problemas del sector donde fueron postulados, a los ciudadanos les prometen plazas de trabajo, financiamiento de proyectos, obras de infraestructura y otras promesas irrelevantes.

Una vez electos, ya no atienden a sus correligionarios y todas sus promesas se van al bote de la basura. Su trabajo como legislador será un fracaso, pero como corrupto siempre tendrá iniciativas para robar.

Debemos saber que, el centro del poder político lo tiene el Congreso, tener mayoría en el Congreso puede usarse para el bien o la desgracia de la nación.

 Candidatos a alcalde

 El caso de los candidatos a la alcaldía, por tratarse de una comunidad, es más fácil conocer los problemas del municipio y cómo deben de resolverse; la mayoría de alcaldes electos, al llegar al poder, creen que son los dueños del municipio y que el pueblo debe estar a su servicio. Algunos son ladrones descarados y otros se convierten en irresponsables y corruptos.

 Propuesta

En las universidades en general, no enseñan ni abordan los problemas políticos de una nación, cómo lo haría un Estadista, porque en las universidades, estudian solamente teorías como derecho, filosofía, economía y otras materias, que no llevan intrínsecamente el proceder de  la conducta humana, la manipulación, la tergiversación y el sentimiento tiránico que promueven las dictaduras, creerse dueños del Estado y por ende, el de la nación para dilapidar su riqueza.

Ante este vacío intelectual, hemos fundado Integridad Política, como ente rector en el estudio de la política pragmática y de anticorrupción. Más de 40 años de experiencia política partidista y nacional, con estudios en temas políticos, de derecho, de filosofía, de ideologías, política en general y asuntos electorales, he formulado otra perspectiva política en la forma de gobernar y dirigir a la nación.

Es momento de prepararse y poner fin a la improvisación en la administración pública, con profesionales que tengan conocimiento en asuntos de Estado, Estado de Derecho y de gobierno, les presentamos las Cátedras Magistrales,  para capacitar a la juventud y personas maduras, interesadas en sacar a los corruptos y mentirosos de siempre, con una NUEVA GENERACIÓN DE CIUDADANOS ESTADISTAS CONTRA LA CORRUPCIÓN,  preparados para formar un verdadero Estado de Derecho; las cátedras son dirigidas al pueblo, para que adquiera el conocimiento, el poder, la valentía y la capacidad para cambiar a los viejos políticos corruptos, mentirosos y ladrones por una NUEVA GENERACIÓN DE CIUDADANOS POLÍTICOS CONTRA LA CORRUPCIÓN, integrada por la juventud y personas que han salido de la indiferencia ante los problemas del país, es momento de cambiar y dirigir al país a otro nivel; todo esto se logrará al obtener su diplomado en  Estadista con Integridad Política.

¿Cómo librarnos de los políticos corruptos?

Los políticos corruptos y ladrones, son personas calculadoras que saben engañar al pueblo con sus falsos discursos, es campechano, querendón, cae bien, es carismático, tiene muchas virtudes para conquistar a los votantes a través del engaño, las personas los aprecian y creen que tienen la solución a sus problemas.

Para librarnos de los inescrupulosos políticos, tenemos que aprender lo necesario en materia política y sobre la conducta humana, debemos prepararnos para poder desplazarlos con con conocimiento y estrategia, rechazarlos en el momento que realizan su campaña política o no votar por ellos, para lograr este objetivo, es importante que sea diplomado como: 

Estadista con Integridad Política